Carta de Todd M. Harper, miembro de la mesa directiva de la NCUA, al Comité del Senado sobre Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos sobre la respuesta ante la COVID-19

Las opiniones expresadas en la presente son propias y no reflejan necesariamente las opiniones de la NCUA, la mesa directiva de la NCUA o la de cualquiera de sus miembros.

4 de mayo de 2020

El Honorable Mike Crapo
Presidente de la mesa directiva
Comité sobre Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos
Senado de los Estados Unidos
534 Dirksen Edificio del Senado
Washington, DC 20510

El Honorable Sherrod Brown
Secretario del Comité
Comité sobre Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos
Senado de los Estados Unidos
534 Dirksen Edificio del Senado
Washington, DC 20510

Estimados Sr. Presidente y Secretario Brown:

Mientras el Congreso evalúa reformas adicionales a las disposiciones estipuladas en la Ley de Ayuda, Asistencia y Seguridad Económica por el Coronavirus (CARES), me dirijo a ustedes para ofrecer mis recomendaciones para acciones legislativas adicionales.  Estas propuestas prepararán mejor a la NCUA para contener el impacto económico de la pandemia sobre los socios y el sistema de las cooperativas de ahorro y crédito, y también para proteger a los consumidores. Por consiguiente, les solicito respetuosamente que tengan a bien considerar las cuestiones que se detallan a continuación.

Extender la cláusula transitoria de las mejoras de la planta central de liquidez de la Ley CARES. Los cambios temporarios y el aumento de las flexibilidades realizadas por el Congreso a la planta central de liquidez (CLF) de la NCUA en la Ley CARES son muy útiles. Con la continuidad de la contracción económica, podemos esperar que sea necesario aumentar la liquidez de las cooperativas de ahorro y crédito. Es posible que esas necesidades de liquidez tengan un pico luego de la fecha de caducidad actual. Por ese motivo, los insto a que le den carácter permanente a las disposiciones de la CLF de la Ley CARES.  Dicha permanencia proporcionaría seguridad regulatoria durante la crisis actual y apuntalaría la capacidad del sistema de cooperativas de ahorro y crédito de responder a futuras emergencias.

Como alterantiva, recomiento que extiendan las disposiciones de CLF durante un año como mínimo, hasta el 31 de diciembre de 2021. La prórroga le brindaría al sistema una fuente sostenible de liquidez durante la pandemia de COVID-19 y en la consiguiente incertidumbre económica que aparentemente continuará hasta bien entrado el 19, y tal vez más allá.

Proteger de retenciones los pagos por el impacto económico Como saben, en las últimas seis semanas más de 30 millones de estadounidenses se presentaron como desocupados y una encuesta reciente informó que más de tres cuartos de los hogares sufrieron una caída de sus ingresos por la COVID-19. Aun más, casi 4 de 10 familias ahora no saben con certeza cómo pagarán las recurrentes facturas mensuales.

Para ayudar a los estadounidenses con dificultades para llegar a fin de mes, el Congreso sensatamente dispuso Pagos por Impacto Económico en la Ley CARES. El alivio financiero ante la COVID-19 que el gobierno federal les otorgó a los consumidores los ayuda a pagar sus hipotecas o alquileres y cubre los gastos de alimento, servicios públicos y atención médica. No obstante, actualmente esos pagos no están protegidos de retenciones de salario. En la Ley CARES, con excepción de la manutención de hijos menores, los Pagos por Impacto Económico solo están exentos de compensaciones de agencias federales y estatales.

Lamentablemente, algunas instituciones depositarias han retenido los Pagos por Impacto Económico para cubrir deudas y sentencias judiciales impagas.  Los consumiodres estadounidenses asfixiados financieramente se merecen algo mejor. Por eso los insto a proporcionar seguridad jurídica y a aclarar que el alivio financiero federal está a salvo de retenciones de salario.

Aumentar el financiamiento de las subvenciones de emergencia para el Fondo de Préstamos Renovables para el Desarrollo de la Comunidad. Las subvenciones de emergencia otorgadas a través del Fondo de Préstamos Renovables para el Desarrollo de la Comunidad (CDRLF) están sosteniendo las necesidades crecientes de 2,605 cooperativas de ahorro y crédito de bajos ingresos, incluidas muchas instituciones depositarias de minorías. En conjunto, estas cooperativas de ahorro y crédito de bajos ingresos ofrecen productos responsables y servicios asequibles a 56.3 millones de socios.

La NCUA ha experimentado una fuerte demanda de sus subvenciones de emergencia por la COVID-19. Debido a que la demanda ya excede la cantidad de fondos disponibles para estas subvenciones de emergencia, los insto a que rápidamente asignen al menos $10 millones más para subvenciones de CDRLF en 2020. Los fondos adicionales le permitirán a la NCUA aumentar el monto de sus subvenciones, otorgar más subvenciones y facilitar los esfuerzos de las uniones de ahorro y crédito de bajos ingresos para ajustar sus operaciones, preservar el capital, dar un mejor servicio a sus socios y responder eficientemente a las numerosas órdenes estatales de quedarnos en casa y las instrucciones de distanciamiento social en vigencia para luchar contra la diseminación de la COVID-19.

Exceptuar a todos los préstamos comerciales para socios del tope reglamentario durante la emergencia de COVID-19. Debido a la COVID-19, los propietarios y empleados de las pequeñas empresas de los Estados Unidos han enfrentado pérdidas considerables en ingresos y salarios, respectivamente. El Congreso creó el Programa de Protección Salarial para mitigar algunas de estas consecuencias económicas negativas, pero yo solicito que se haga más.

Para brindar un mayor acceso al crédito asequible para las pequeñas empresas y mantener la economía en movimiento en estos duros tiempos económicos, los insto a exceptuar del tope estatutario de préstamos comerciales para socios a todos los préstamos comerciales para socios de las cooperativas de ahorro y crédito con seguro federal tomados desde el comienzo de la emergencia sanitaria por COVId-19 hasta el 31 de diciembre de 2020. El alivio sobre el tope a los préstamos comerciales ayudará a las cooperativas de ahorro y crédito a dar más préstamos a las pequeñas empresas comerciales a las que prestan servicio y a facilitar la recuperación económica.

Permitir a todos los tipos de autorizaciones de cooperativas de ahorro y crédito federales que agreguen a las comunidades con necesidades insatisfechas. Las comunidades con necesidades insatisfechas han sido golpeadas con especial fuerza por la pandemia de COVID-19. En congruencia con el objetivo legislativo de toda la vida de la NCUA, a todos los tipos de autorizaciones de cooperativas de ahorro y crédito se les debería permitir agregar las áreas con necesidades insatisfechas a su área de membresía. Actualmente, solo las cooperativas de ahorro y crédito de mútilples intereses comunes pueden agregar áreas con necesidades insatisfechas.

Este ajuste legislativo permitiría que las autorizaciones comunitarias y las de único vínculo común también agreguen áreas con necesidades insatisfechas a su área de membresía.  Eso les daría a más estadounidenses de comunidades con necesidades insatisfechas el acceso a productos y servicios financieros y a créditos asequibles.

Darle a la NCUA autoridad sobre los proveedores. La mayoría de las cooperativas de ahorro y crédito dependen de sus proveedores para realizar partes importantes de sus operaciones. Sin embargo, cuando las cooperativas de ahorro y crédito responden a los problemas relacionados con la COVID-19, tienen poco tiempo para abordar los problemas que puedan surgir con esos proveedores. Muchas también carecen de los recursos necesarios para realizar completamente una diligencia debida cuando se agregan nuevos proveedores para enfrentar las necesidades de la COVID-19. En la actualidad, la NCUA carece de la autoridad para supervisar o monitorear a los terceros proveedores de las cooperativas de ahorro y crédito, a pesar de que la Oficina de Responsabilidad Gubernamental y el Consejo de Supervisión para la Estabilidad Financiera hace mucho que instaron al Congreso a finalizar con este punto ciego regulatorio. Les solicito respetuosamene que le otorguen esta autoridad supervisora a la NCUA ahora. Al efectuar este cambio, la NCUA obtendría paridad con las agencias bancarias federales que ya tienen la autoridad para supervisar a proveedores.

En términos sencillos, la NCUA necesita la autoridad para supervisar a las entidades que les están brindando servicios a las cooperativas de ahorro y crédito, como el acceso al Programa de Proteccion Salarial. Este cambio regulatorio les daría mejor protección a los socios de las cooperativas de ahorro y crédito y garantizaría la seguridad y robustez del sistema de cooperativas de ahorro y crédito.

Mantener los estándares de capital. En respuesta a la crisis de la COVID-19, algunos han propuesto hacer reducciones temporarias a los estándares de capital para las cooperativas de ahorro y crédito con seguro federal. Si bien esos cambios reglamentarios brindarían un alivio regulatorio en el corto plazo, también podría conducir a una falsa sensación de seguridad e impedir que la agencia tome acciones más oportunas para prevenir pérdidas. Por ende, las reducciones en los estándares de capital en última instancia podrían llevar a pérdidas mayores para el Fondo de seguros de depósitos, que tendrían que pagar todos los socios de cooperativas de ahorro y crédito con seguro federal que sobrevivan. Para proteger a los contribuyentes, recomiendo que en este momento se abstengan de tomar medidas o cambiar los niveles regulatorios de capital.

Gracias por tener en consideración estas solicitudes legislativas.  Si bien seguramente tendremos muchos días dificiles y más turbulencias económicas por delante, juntos atravesaremos la pandemia enfocándonos en las necesidades de los socios de las cooperativas de ahorro y crédito y otros consumidores. Si tienen cualquier consulta acerca de estas cuestiones, tengan a bien comunicarse conmigo o que su personal se comunique con Catherine Galicia, mi Consejera Sénior de Políticas, al cgalicia@ncua.gov o al 703.213.8631.

Atentamente,

/s/

TODD M. HARPER
Miembro de la mesa directiva

 

La carta se envió al Comité de Servicios Financieros del Congreso de los EE. UU.

Última modificación el
05/22/20